Los envíos de los productos físicos se hacen los días 1 y 15 de cada mes

EL MARAVILLOSO CALDO DE HUESOS SANADOR

"...El caldo de huesos es fuente de oligoelementos, gelatina, componentes de colágeno y cartílago, sulfato de condroitina, glucosamina y componentes de médula ósea. Todos estos nutrientes están presentes en una forma que pueden ser fácilmente absorbidos y utilizados por el cuerpo. Y a ellos van unidos las siguientes propiedades: Reduce el dolor articular y la inflamación, gracias a los sulfatos de condroitina, glucosamina y otros compuestos extraídos del cartílago y colágeno. Promueve huesos fuertes y saludables: el calcio, magnesio y otros oligoelementos desempeñan un papel importante en la formación de huesos sanos. Las fibrillas de colágeno proporcionan la celosía para la deposición mineral y son clave para la construcción de huesos fuertes y flexibles. Inhibe infecciones causadas por virus de la gripe, resfriado, etc. De hecho estudios recientes realizados sobre el cartílago, que se encuentra en el caldo de huesos de forma abundante, demuestran que refuerza el sistema inmunológico de muchas maneras distintas, es un poderosos normalizador, modificador de ciertas respuestas biológicas, activador de macrófagos, agitador de linfocitos B y liberador del factor estimulante de colonias. Combate la inflamación: los aminoácidos como la glicina, prolina, arginina tienen efectos antinflamatorios. A la arginina, por ejemplo, se le han encontrado propiedades benéficas para el tratamiento de la sepsis3 (inflamación del cuerpo). La glicina también tiene efectos calmantes, que lo ayudan a dormir mejor. Promueve el crecimiento saludable del cabello y de las uñas, esto gracias a la gelatina en el caldo. Incluso muchas mujeres aseguran que el caldo de huesos les ha ayudado a combatir la celulitis, lo cual parece lógico teniendo en cuenta que su aparición se debe en parte a la pérdida de elasticidad del tejido conectivo, siendo el caldo de huesos una fuente concentrada de nutrientes regeneradores. El aporte de minerales, más que de los huesos proviene de los vegetales con los que hagamos el caldo y no es una de las principales virtudes de este preparado. ¿Qué tengo que tener en cuenta para hacer un caldo de huesos? Hay múltiples recetas para preparar un buen caldo de huesos, partiendo por la variedad de los propios huesos (pollo, vaca, cerdo, etc.). También encontrarán varias formas diferentes de cocción. Gallina suelta Creo que el aspecto más importante del proceso de preparación del caldo es asegurarse de utilizar huesos de buena calidad. Como suelo decir, que provengan de “animales que viven la vida que les corresponde vivir”: si son de vaca, que sean vacas que están pastando libremente en un campo; si son de gallina, que estén sueltas, caminando, comiendo insectos de la tierra y así sucesivamente. Evitar los huesos de animales de feed-lot o que estén enjaulados, que reciben hormonas o antibióticos, balanceados, etc. Mientras más gelatinoso esté el caldo, más nutritivo será. Para hacerlo lo más gelatinoso posible, recomendamos añadir patas de pollo (las garras), patas de cerdo y/o huesos de las articulaciones. Por otra parte, los huesos de las patas, proporcionan una gran cantidad de médula ósea. La médula ósea también brinda valiosos beneficios de salud. Pueden hacer caldo de huesos utilizando pollo entero o huesos de pollo, pescado entero o huesos de pescado (incluyendo la cabeza del pescado), huesos de cerdo o de vaca. Diferentes huesos aportarán diferentes sabores. Vacas pastando 1 Van a ver en la receta que uso vinagre. Esto genera una acidificación del medio que ayuda a sacar todos los nutrientes de los huesos. El caldo se puede hacer tanto del animal entero (por ejemplo un pollo con su carne) o de los huesos. Si hacemos el caldo solo con los huesos, sugiero agregar unas cuantas patas de pollo (las garras) para lograr que el caldo gelatinice, ya que parte del colágeno se perdió cuando se cocinó por primera vez el pollo con su carne. Colado en frasco, de cerca ¿Cómo lo uso? Como la imaginación mande. Una forma, pensando en sus características medicinales, es tomar una taza por día, como inicio de un almuerzo o cena. Se le puede agregar miso, de forma tal de adicionar “bacterias benéficas”. También lo podemos usar como líquido base de otras sopas o guisos, para salsas y para hervir cereales (potencia mucho el sabor final del plato). ¿Se puede conservar de alguna forma? Sí, una vez hecho, lo colamos y nos dura unos 5 días en heladera o sino unos 2 meses en freezer. Los dejo con una de las tantas formas que tengo de hacer caldo de huesos. Ojalá para muchos esto sirva de inicio como para sumar este saludable hábito a sus dietas y si quieren, compartan en los comentarios alguna receta o técnica que usan para hacer “el caldo que levanta hasta los muertos”..." Alex von Foerster.

Y porque te conozco y sé que me lo vas a pedir, acá te dejo el contacto de mi carnicero en Buenos Aires: Shiraz Pastoreo, tel: 15 5507-2299

Gracias Alex von Foerster por tu valioso aporte.

Con todo mi amor,

Marina.