¿QUÉ ES EL TRABAJO PERSONAL?

El Trabajo Personal es aquello que te cuesta. Es aquello que todavía no te sale, que te hace sufrir, que se interpone entre vos y la felicidad. Es la piedra en tu zapato. No todos tenemos que aprender las mismas cosas. Si nos imaginamos el crecimiento espiritual como una escalera, la pregunta clave es ¿en qué escalón estoy hoy? y a continuación ¿cuál es el próximo paso que tengo que dar? Desde ya te aclaro que hay muchos escalones y como en el juego de la oca, a veces retrocedés tres escalones o más. Tranquila. Estás acá para esto.

La vida de todos, a diario, está plagada de trivialidades que nos vuelven locos sin contemplar las consecuencias que eso tiene en nuestro organismo. Nuestra vida está llena de situaciones que nos embarullan el día a día. Depende de nosotras qué hacemos con eso. ¡El Trabajo Personal es algo de todos los días! ¡Qué alegría me da saber que elijo tomármelo así! Se necesita hacer un gran cambio de conciencia para sanar. Todos podemos hacer el Trabajo Personal. Hay que correrse del lugar de víctima desde el cual “la vida es cruel y te hace sufrir”.Yo pienso que estoy en donde estoy porque en algún momento que no recuerdo, elegí a estos padres, elegí las lecciones que iba a aprender y para eso me pasan las cosas que me pasan. Tal vez esto te suene un cuento chino. En ese caso, aunque no creas en esto, podés elegir pensar de esta manera para poder correrte del rol de víctima y empezar a empoderarte. Desde que elijo pensar así, experimento la vida desde un lugar muy distinto. 

En mi experiencia puedo decir que hasta que una no se harta de una misma, de oírse quejar por las mismas cosas, de justificarse, no sale de la zona de confort y no puede hacer el Trabajo Personal. Cuando no te aguantes más, vas a empezar a cambiar. Es una gran diferencia ver el vaso medio lleno. Lo aprendí de mi mamá.

Como en Alicia en el País de las Maravillas, todos podemos usar nuestra imaginación para crear nuestro mundo, nuestro país de las maravillas. Todas podemos buscar la magia adentro nuestro.

Todas somos magia. La vida es mágica. ¡No te la pierdas!

Ponete manos a la obra ahora. No te quedes con la lectura. Practicá, practicá; entrená, entrená.