Importante: Los envíos durante la cuarentena se harán cada 15 días: el 1 y el 15 de cada mes.

¿VOS QUÉ ELEGÍS? ¿CÓMO MIRÁS?

En este tiempo de dificultades, de desafíos para toda la humanidad, ¿Vos qué hacés?, ¿Cómo te ayudás?, ¿Cómo lo vivís?. ¿Lo aprovechás?

Habrás escuchado hablar de la resiliencia, de la capacidad que tiene una persona de salir mejorada y transformada de una situación adversa. Eso es lo que me pasó a mí cuando estuve enferma y sentí que mi vida estaba en peligro. 

Creo que este momento nos demanda ser más flexibles, nos pide cambios, nos pide adaptación, nos pide soltar con lo viejo para que surja lo nuevo. 

Sé que a muchas personas les molesta que les digan estas cosas, eligen pensar que son víctimas de esta situación y no que también son seres responsables que pueden hacer mucho por sus vidas y por las de los demás. “Cuando cambiás la manera de mirar, las cosas que mirás cambian”, aprendí de Wayne Dyer.

 

 

  ¿Vos qué elegís? ¿Cómo mirás?

¿Elegís el miedo? ¿Estás presa/o del miedo?

 

 

 

Si te la pasás el día escuchando las noticias, viendo en la tele esos programas espantosos en los que discuten a los gritos y cuentan muertos por día, hora, minuto, segundo, que encienden el cartel de URGENTE, a cada rato, vas a estar peor. No te digo que no te enteres de lo que está pasando, pero muy diferente es estar pendiente de ello todo el día con tu teléfono, con tu radio, con tu tele.  Quedar atrapada/atrapado en las noticias minuto a minuto, depende de vos. De esta manera tu mente no podrá dejar de hacer todo tipo de elucubraciones negativas acerca del futuro lo que pondrá tu cuerpo en situación de alarma, de huída y esto tendrá a tu sistema de defensas, agotado. Si tu sistema de defensas está agotado no podrá trabajar correctamente cuando detecte algún invasor. ¿Se entiende? 

¿Estás comprando todo lo que podés online
compulsivamente para calmarte? 

¿Te enganchás en discusiones de
grupos de whatsapp?

¿Le compartís a todos tus contactos los mensajes
que recibís sin saber si son ciertos o falsos? 

¿No podés evitar compartir tus miedos y enojos con todo el mundo? 

¿Estás más irritable de lo habitual? 

¿Te quejás todo el día por todo lo que tenés que hacer y por todo lo que no podés hacer?


Aunque te cueste salir de esta zona de miedo, de queja, de enojo, te invito a hacerlo. ¡Vos podés! No estás sola/solo en esto. ¡No depende de vos! ¡Nadie vino a arruinarte la vida! Pensá que si dejás de hacer fuerza en contra y aceptás lo que es, todo será más fácil para vos. Aunque te quejes por tener que hacer todo lo que no te gusta, o porque no puedas ver a tus amores o porque quieras que la vida sea ahora, como era, ¡nada va a cambiar! Lo que sí puede cambiar es tu manera de mirar las cosas y de vivirlas, así te vas a sentir mejor. 

Ayudar a otros también es una manera maravillosa de salir de uno y del miedo. Practicá el altruismo: dar sin esperar nada a cambio.

 Vos elegís qué hacer crecer en tu interior. 

¿Estás haciendo tu Trabajo Personal?

 

Gran parte de tu Trabajo Personal para crecer y evolucionar es tomar conciencia de tus elecciones en cada momento. Darte cuenta de tus pensamientos, de tus emociones, de tus palabras, de tus actos, es el primer paso para empezar a cambiar. Por ejemplo, cuando recibo un mensaje, no lo reenvío rápidamente a todos mis contactos, antes lo pienso y espero para saber si es falso o puede lastimar, angustiar, preocupar al destinatario innecesariamente. 

Elijo dejar de consumir malas noticias y elijo usar mi tiempo en cosas edificantes. Leo, cocino, pinto, ordeno, limpio, aprendo algo nuevo, hablo con alguien que me haga bien, escucho música, me preocupo por llamar a las personas que sé que están solas y me necesitan. 
Hay tantas cosas para hacer que habitualmente no podés porque no tenés tiempo. ¡El tiempo es ahora! Al final del día cuando me voy a dormir, procuro sentir que mi día fue valioso y si no lo logré lo planeo para el que vendrá.

Suelto todo lo que no puedo controlar. Dejo de controlar lo incontrolable. Te aseguro que es un alivio. 

Una buena idea, como siempre te digo, es escribir lo que siento para comprenderme e identificar mis emociones. 

Estoy segura de que vos, como parte de este mundo maravilloso que ahora está pidiendo cambios porque está queriendo sanar, vas a cambiar para valorar el milagro y ver la belleza que te rodea y la belleza que sos capaz de crear.

Confío en vos. Confío en tu fuerza. Confío en tu capacidad. Confío en todo lo que venimos aprendiendo juntas/juntos.

¡Dale! Sacale el jugo a tu vida.

Gracias @cecilia.ferreres por tus mararvillosas ilustraciones.


Con todo mi amor.

Marina.