Importante: Los envíos durante la cuarentena se harán cada 15 días: el 1 y el 15 de cada mes.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE HACER UN DETOX?

Las toxinas y el estrés generan obstáculos para que el cuerpo funcione con norma­lidad, como está diseñado para funcionar. Cuando eliminamos estos obstáculos y le damos al cuerpo todos los nutrientes que necesita, recupera todas sus funcio­nes, se renueva la energía y nos sentimos muy bien, en nuestra mejor versión.

 

Nuestra evolución genética fue modelada por el ayuno impuesto por un estilo de vida de cazadores-recolectores durante el período Paleolítico. Estos períodos de ayuno, de escasez de alimentos, hacían posible que el hombre tuviera disponible la energía necesaria para las funciones de desintoxicación y regeneración tan imprescindibles para que las células estén sanas. En aquella época el hombre no padecía las enfermedades degenerativas que hoy son una pandemia: cáncer, enfermedades autoinmunes, diabetes, cardiopatías, obesidad.

Hoy en día comemos mucha comida (no alimentos) reple­ta de colorantes, saborizantes, conservantes, aromatizantes, emulsionantes, gelificantes, edulcorantes, más los agroquí­micos, agrotóxicos, y transgénicos, más las sustancias tóxi­cas de los envases como el bisfenol A, etc. Es por esto y otras causas ambientales, el estilo estresante de vida que lleva­mos, más las radiaciones nocivas, que nuestro sistema inmu­ne y nuestros órganos de eliminación se ven sobrecargados y comienzan a colapsar. Entonces “barren bajo la alfombra”.

¿Qué quiere decir esto? Como la naturaleza es sabia, y tu cuerpo quiere lo mejor para vos, esconde muy bien las to­xinas que no logra eliminar por estar sobrecargado. Las es­conde donde son menos peligrosas y no comprometen tus órganos vitales. Las esconde en tu “grasita”. Cuando hacés una desintoxicación y estas toxinas pasan del tejido adiposo (grasita) a la sangre, podés tener muchos síntomas incómo­dos (dolor de cabeza, cansancio, náuseas, mocos, diarrea). Todo tu cuerpo está trabajando arduamente para eliminar de manera definitiva estas toxinas. Estos síntomas desagra­dables se irán cuando comiences a eliminarlas definitiva­mente. ¡No sirve cambiar la basura de lugar!

Cuando empezás a desintoxicar lo primero que hacen las toxinas es pasar a la sangre y de ahí las tenés que eliminar a través del intestino, de la orina, de la respiración y de la transpiración.

Durante estos 21 días détox es fundamental evacuar tus intestinos, hacer caca. ¡Todas las toxinas que se remuevan tienen que salir sí o sí de tu cuerpito! (No me interpretes mal, todos los días de tu vida es importante que hagas caca. ¡Siempre!) Hacemos un détox como este para sacar las to­xinas. ¡O sea que tenés que ir al baño! ¡Sea como sea te sentás en el inodoro y esperás que ocurra! Hay muchas ma­neras de ayudarte: elevar las piernas arriba de un banquito o sobre una pila de libros, hacerte masajes con las manos en forma circular en dirección de las agujas del reloj, balancear tu torso hacia adelante y hacia atrás como si te estuvieras hamacando. Y si no podés, te enseño una receta de laxante natural para que te hagas. La vas a encontrar en la parte de las recetas.

Te aseguro que si siempre tuviste problemas con este asunto, con el cambio de alimentación vas a mejorar un montón.

Es muy importante que sumes probióticos a tu vida. Durante estos días, más. Kefir de agua, kombucha, chukrut, kimchi, yogur vegetal. Un vaso de kéfir en cualquier momento del día. Un yogur vegetal natural sin azúcar en tus bowls. Una cucharada de chukrut en tus ensaladas. Te van a ayudar con tu intestino. Te explico más en mi libro Paz, Amor y Jugo Verde.